Web Analytics

ADVERTISEMENT

Recetas

Disfrutando del queso mozzarella casero y hecho a mano

ADVERTISEMENT

Disfrutando del queso mozzarella casero y hecho a mano

 

Elaborar tu propio queso en la comodidad de tu casa es una experiencia especial. Es maravilloso cuando cosas simples se unen para crear algo verdaderamente hermoso. ¿Pero lo sabes? Puedes preparar una ración de queso mozzarella en unos quince minutos. Sí, has leído bien. La mozzarella fresca casera es una excelente alternativa a la mozzarella comprada en platos como ensaladas, pizza y sándwiches. Únase a mí mientras lo llevo en un recorrido por el fascinante mundo de
elaboración de queso.

Disfruta del placer de hacer tu propia mozzarella
Hacer queso mozzarella en casa tiene muchos beneficios además del producto final. Hacer algo desde cero, probar quesos frescos y mostrarles a tus seres queridos lo que has hecho son parte de esta experiencia especial. Disfruta del sabor de la mozzarella fresca cuando quieras con esta sencilla receta.

Consigue todo lo que necesitas
Empaque los siguientes artículos antes de mudarse:

Medio kilo de leche entera, preferiblemente lo más fresca posible.
una cucharadita y media de jugo de naranja
1 y 1/4 cucharaditas de cuajo de agua
una cucharadita de sal kosher, o más o menos según preferencia
una taza y media de agua
hacer queso mozzarella
Ahora que sabemos qué hacer, comencemos. Para comenzar:

ADVERTISEMENT

La leche se debe preparar disolviendo primero el ácido cítrico en medio vaso de agua y luego añadiendo la leche a una cacerola grande. Lleva la leche a 32°C revolviendo suavemente a fuego medio.
Agregue el cuajo: en una taza medidora aparte, disuelva el cuajo líquido en la taza de agua restante. Luego viértalo en la leche. Después de hervir durante 30 segundos, deja enfriar la leche durante 5 minutos. Cuajar la leche te lo mostrará.
Una vez que la leche se haya enfriado, la leche se corta en trozos en forma de rejilla con un cuchillo.
Prepare la leche: revuelva suavemente mientras calienta a 105°F o 40°C. Verás este proceso cuando la leche empiece a espesarse y separarse de la cuajada.
Preparar la mozzarella: Vierta la cuajada en un bol con una espumadera. Para hacer una bola de mozzarella suave y tersa, apaga la leche y déjala reposar hasta que se espolvoree con sal kosher.
Coloque la mozzarella fresca en un recipiente con agua fría para mantenerla fresca y seca.
Haz tu trabajo

¡Gran trabajo! En este punto podrás probar tu mozzarella. Cortarlo sobre una ensalada fresca de tomate y albahaca, derretirlo en una pizza o comerlo solo con sal y aceite de oliva son excelentes formas de darle vida a tu viaje. Hacer queso en casa tiene muchos beneficios, incluida una sensación de logro y un toque personal que es difícil de encontrar con el queso comprado en la tienda. Ponte un tenedor y prepárate para preparar un poco de mozzarella casera.
.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also
Close
Back to top button